Aprenda mas sobre la caída del cabello

Cuántos hemos pensado en algún momento, en la posibilidad de tener en el futuro problemas de caída de cabello?

Actualmente, es uno de los temas más recurrentes entre los especialistas de la belleza y sus clientes, ya que es muy notorio el cambio, en los últimos años, de la condición y textura del cabello.

¿A qué me refiero con esto? A que, poco a poco, los cabellos son más débiles, y a más temprana edad empiezan a hacerse notorios los primeros signos de alopecia (caída) o fragilidad del cabello.

Por otro lado, debemos tomar en cuenta otros factores realmente importantes, antes de llegar a la conclusión de que estamos ante un problema de verdadera caída del cabello.

En el proceso normal de crecimiento del cabello hay tres etapas:

1.Anágena: Es la etapa de crecimiento, que dura aproximadamente de cuatro a seis años, o sea es el proceso que inicia en la cavidad llamada folículo piloso, donde empieza a darse una reproducción a nivel celular y adherencia de proteínas, las que comienzan a endurecerse y a formar una base cilíndrica que termina por salir a través del cuero cabelludo, y es lo que conocemos como cabello. Es un proceso constante, que ocurre durante toda nuestra vida.

2.Catágena: Es la etapa de reposo, cuando el cabello de manera simple mantiene un estado inerte y no hay señas de crecimiento. Esta etapa dura aproximadamente, de dos a tres meses

3.Telógena: Es la etapa de caída, que dura de dos a tres semanas. ¿Qué quiere decir esto? Normalmente, acudimos al especialista con la inquietud del cambio hacia una caída más acelerada de lo común, de nuestro cabello, lo cual simplemente puede ser que estamos en ese proceso natural de la fase Telógena. Si analizamos la información acá descrita, el cabello pasa por una fase Catágena, de reposo, que comprende de dos a tres meses, esto quiere decir que de cuatro a seis veces al año, pasa de esta etapa a la etapa Telógena, de caída, la que dura aproximadamente tres semanas; durante la cual, antes de recurrir a utilizar tratamientos anticaída, debemos llevar un control de los períodos de caída, para así definir si es un proceso normal o si realmente estamos teniendo una problemática.

En conclusión, si empiezo a notar una caída acelerada, debo anotar la fecha lo más certera posible en que empezó, asegurarme de si esta caída dura más de tres semanas o no, y si es cuatro o seis veces al año que me ocurre lo mismo; si es así, no hay problema alguno.

Ahora, hay situaciones que aceleran también el proceso de caída natural, como son el no tener buenos hábitos de alimentación, además de lavarse el cabello todos los días y sujetárselo constantemente, con una coleta; lo que produce una tracción adicional.

Recordemos que el cuerpo es un fiel receptor de lo que ingerimos, y tiene la capacidad de transformar los alimentos en beneficio para todo nuestro sistema. Por lo tanto, debemos tener en consideración que también nuestra alimentación influye en el resultado de la condición, la fortaleza y el estado de nuestro cabello. Tomando esto en cuenta, les sugiero algunos tips para lograr fortalecer el cabello y atrasar ese proceso de futura caída, ya sea por el transcurso normal de desgaste debido al paso de los años.

Actualmente, vivimos inmersos en un mundo de dietas que desgraciadamente a veces no tienen la suficiente asesoría profesional para ser ejecutadas. Esto dificulta que cumplamos con el propósito de mantenernos en forma, sin descuidar la parte biológica de nuestro organismo y sin descompensarlo.

Para dejar claro lo anterior, es necesario que les haga mención de la vitamina H, conocida como la Biotina. Ella tiene la potestad de convertir los alimentos en energía, además de influir en la salud de la piel, el cuero cabelludo y el cabello. Es una vitamina que regula que no haya alteraciones en el sistema nervioso, provocadas muchas veces por insomnio, estrés, alteración de ánimo; y casualmente, todos estos son factores determinantes en acelerar o provocar la caída del cabello. Por lo tanto, debemos buscar alimentos ricos en vitamina H, como: frutos secos, uvas, sandías, fresas, bananos; además, proteínas vegetales, como espinaca, setos, col y guisantes; aparte de la leche y del hígado, proteínas animales.

De igual manera, sería bueno tomar en cuenta la vitamina B5 o ácido Pantoténico, encargada de transformar los alimentos en energía y vitalidad para el organismo, a través de la estimulación de las glándulas suprarrenales, para alertar al organismo de un esfuerzo físico o emocional adicional (capacidad de resistir el estrés), como ya dijimos, factor que contribuye a la caída del cabello. Esta vitamina se encuentra en el salmón y los huevos, y también en el pimiento, los guisantes, el apio, la zanahoria, las nueces y la miel de abeja.

Por lo tanto, hemos de tener cuidado y control a la hora de diagnosticar un problema de caída, y también debemos considerar que somos el reflejo de los alimentos que consumimos, y si logramos mantener una dieta rica en fibra, frutas y vegetales, podremos inclusive darle fuerza a nuestro cabello ante las situaciones que normalmente provocarían debilitarlo y, de manera eventual, acelerar el proceso de caída y en su efecto, si ya sabemos que tenemos una herencia a la alopecia, prevenirla con anticipación y lucir un cabello sano y fuerte por más tiempo.

Etiquetas: ,

Related Posts

by
Previous Post Next Post

Deja un comentario

0 shares
Loading...
A %d blogueros les gusta esto: