¡Atención!: ¿Debe usted pagar o recibir aguinaldo esta Navidad?

En la época de fin de año, es muy común que todos hablen de pagos, regalos, y el esperado aguinaldo. Sin embargo, muchas personas no saben si tienen el derecho de recibirlo, y muchos patronos desconocen si deben pagarlo a sus empleados. Conozca más información sobre este tema, y sobre la contratación privada de servicios profesionales

Imagine que usted contrata una persona especializada en lavar cabello, por determinadas horas por semana, cancelándole un rubro por hora, y quien no está bajo subordinación ni órdenes. Esto es un ejemplo claro de contrato privado de servicios profesionales. Caso contrario, si usted contrata un especialista en lavado de cabello, de lunes a jueves, con un salario mensual, y debiendo seguir las reglas y normas del Salón de Belleza para lavado de cabello, con hora de almuerzo fija y jornada laboral, estaría ante un típico contrato individual, regulado por el Código de Trabajo.

En materia de prestación de servicios, existen dos regímenes que pueden ser fácilmente confundidos: la contratación privada de servicios profesionales y la relación laboral. Cada una de estas modalidades, sin embargo, tiene características distintas y comporta también diferentes responsabilidades para las dos partes de la relación.

Una contratación privada de servicios profesionales se caracteriza por lo siguiente:

1.La autonomía: El profesional no esta sujeto a la dirección, ni a las órdenes de aquel que contrata sus servicios.

2.Propiedad de productos y utensilios: A diferencia de un empleado, el profesional conduce su propia actividad, de manera independiente de la actividad de la persona que le contrata. Los materiales, las herramientas, los productos, los aparatos de seguridad y otros artículos necesarios para la prestación del servicio, son propiedad del profesional contratado, a menos que de manera excepcional y por razones muy particulares, se pacte lo contrario.

3.El tiempo de la prestación del servicio: El profesional podría brindar sus servicios ya sea por horas a la semana, o por días al mes. Sin embargo, en este tipo de contratación, lo que interesa es que el servicio sea ejecutado para una fecha o un momento predeterminado, sin que el profesional, necesariamente, deba cumplir con un horario rígido; a menos que el servicio, por su propia naturaleza, no pueda ser ejecutado de otra manera.

4.El servicio profesional viene compensado económicamente a razón de un precio por hora profesional, o una suma total por el servicio ya finalizado y los gastos por materiales, los cuales pueden ser pactados a conveniencia de las partes. En un contrato de mantenimiento, por ejemplo, el profesional se obliga a que el bien que debe ser mantenido se encuentre siempre en buen estado de funcionamiento, sin importar el número de veces que deba ejecutar el servicio.

En una contratación privada de servicios profesionales, no se deben estipular garantías sociales como el aguinaldo, el auxilio de la cesantía, las vacaciones, los permisos por maternidad, lactancia, muerte de familiares o enfermedad, el preaviso, el pago de días feriados, ni los asuetos. Tampoco existe la obligación de hacer estipulaciones sobre cargas sociales, como deducciones o aportes a los distintos regímenes de la Caja del Seguro Social.

Las características de una relación laboral se encuentran definidas en el Art. 18 del Código de Trabajo, donde se define como contrato individual de trabajo, con independencia de otro nombre que le puedan dar las partes, a todo aquel donde una persona se obliga a prestar a otra sus servicios, o a ejecutarle una obra, bajo las siguientes condiciones:

1.Dependencia permanente y dirección inmediata o delegada del patrono.

2.Remuneración de cualquier clase o forma.

Si bien, para una empresa podría resultar atractivo contratar personas bajo el régimen privado de prestación de servicios, con el fin de evadir los derechos del trabajador y el pago de cargas sociales, la relación laboral no puede disfrazarse por medio de un contrato privado de servicios profesionales. Si esto sucede, aunque se haga bajo la forma de un contrato por servicios profesionales, el patrono podría recibir serias multas y encontrarse obligado a pagar todos los derechos que el trabajador no hubiere percibido.

Por lo tanto, basta con que exista dependencia y remuneración, sin importar que se haya pactado un supuesto contrato de servicios profesionales, prevalecerá la naturaleza de contrato individual de trabajo, y se regirá por el Código de Trabajo y no de forma privada por la voluntad de las partes.

Es importante que, al contratar una persona por servicios profesionales, se estipule un contrato escrito, donde se plasmen todas las características de este tipo de prestaciones de servicios profesionales, como las horas que trabajará, el precio de la hora, y el tipo de servicio, con la intención de poder clarificar ante cualquier duda y en caso de un posible reclamo por incumplimiento de contrato, ya sea del patrono o del trabajador, de la verdadera existencia y naturaleza de este tipo de contratos.

Consecuencias para el patrono

Al momento que el trabajador reporte, a pesar de tener un contrato de servicios profesionales, que existe una relación de dependencia y remuneración con el patrono, éste deberá reconocer todos y cada uno de los derechos estipulados por el Código de Trabajo.

En caso de rompimiento de la relación laboral, si sucede con responsabilidad para el patrono, éste deberá cancelar, además de las vacaciones y el aguinaldo, la cesantía y el preaviso, si no se le hubiere otorgado el tiempo para buscar trabajo de manera remunerada. Si el rompimiento es sin responsabilidad para el patrono, se cancelará únicamente las vacaciones y el aguinaldo proporcional.

El Aguinaldo

También llamado “Decimotercer mes”, es un “salario adicional”, que debe pagar toda persona empleadora, cualquiera que sea su actividad, dentro de los primeros veinte días de diciembre de cada año, a las personas trabajadoras. Es un beneficio que deber ser, no solo una justa compensación a la colaboración y esfuerzo del trabajador, sino también proporcional al tiempo de servicio durante el año correspondiente.

¿Cuándo se paga? El aguinaldo es un beneficio económico anual, al que tiene derecho todo trabajador por virtud de la ley. El aguinaldo corresponde a un doceavo de todos los salarios ordinarios y extraordinarios, devengados por la persona trabajadora durante los doce meses, que van del 1° diciembre del año anterior, al 30 de noviembre del año que trate, por lo que se obtiene de la suma de dichos salarios, dividido entre doce. No debe deducirse de él ninguna carga social.

¿Cómo debe pagarse el aguinaldo en la pequeña y mediana empresa? Todo patrono particular (no en caso de prestación por servicios profesionales), esta obligado a conceder a sus empleados, de cualquier clase que sean y cualquiera que sea la forma en que desempeñen sus labores y en que se les pague un salario, un beneficio económico anual equivalente a un mes de salario.Cuando se trate de trabajadores cuyo contrato de trabajo no haya cumplido un año de vigencia por un tiempo no menor de un mes, tendrán derecho a que se les pague una parte del beneficio, proporcional al tiempo servido y salarios devengados durante el año que trate.

El principal consejo en estos casos, es asesorarse con un profesional, para que determine el alcance y la naturaleza de los servicios que se van a contratar. De igual forma, la elaboración de contratos escritos de trabajo, o por servicios profesionales, dan mayor seguridad, tanto al patrono, como al trabajador.

Recuerde que es mejor una asesoría previa, y el cumplimiento de las leyes, que verse envuelto en multas, denuncias o cargas sociales que le pueden salir muy cara a su empresa.

Etiquetas:

Related Posts

by
Previous Post Next Post

Deja un comentario

0 shares
Loading...
A %d blogueros les gusta esto: