Naturalmente …al servicio de su piel

La piel es el órgano más grande del cuerpo y, como tal, es importante brindarle los cuidados que se merece. Por eso, si usted es de las personas que prefiere aplicar sobre su cuerpo los productos que nos brinda la naturaleza, ¡esto es para usted!

¿Sabe usted por qué en las cremas para el cuerpo o los tratamientos corporales se utilizan, como principios activos, productos naturales y entre ellos el aceite de almendras, el chocolate, la leche o el yogur? ¿Conoce usted los beneficios de estos productos y cómo saber cuál es el mejor para su piel? A continuación, le presentamos más información sobre este tema.

ACEITE DE ALMENDRAS

Las almendras son ricas no solo en grasas beneficiosas para la salud, sino también en proteínas, minerales y vitaminas A, B, y E. El aceite de almendras es ideal para pieles resecas, ásperas y escamadas, aunque también se puede utilizar en todo tipo de cutis, al ser suavizante, hidratante y desinflamante.

Otra de las funciones de este aceite es la de calmar las irritaciones cutáneas, se puede aplicar sobre estrías o lugares problemáticos, además de que previene las arrugas y las estrías.

Asimismo, el aceite de almendras es excelente para masajear la piel, ya que tiene una consistencia ligera, suave y poco viscosa.

CHOCOLATE

La semilla del cacao contiene múltiples vitaminas, proteínas y químicos que favorecen la regeneración de la piel. El cacao puro puede usarse como mascarilla facial o corporal, pues posee aminoácidos, proteínas y minerales, que lo convierten en el tratamiento hidratante y renovador perfecto para todo tipo de cutis.

El cacao es fuente de flavonoides, compuestos químicos que regulan el desarrollo de fluidos y disminuyen la posibilidad de coagulación de la sangre (principal causa de derrames y ataques cardiacos). Aparte, contiene más de 800 moléculas con propiedades hidratantes, tonificantes, regeneradoras y revitalizantes.

Como se mencionó anteriormente, el cacao puro posee un efecto hidratante, para pieles secas y dañadas; y tonificante, para las estresadas y sin vida. Además, contribuye a desintoxicar la piel y a eliminar células muertas.

El cacao contiene principios activos que aclaran la piel y le dan una textura lisa y suave; también, es antioxidante. Cabe destacar que el chocolate oscuro tiene mayor cantidad de antioxidantes que el mezclado con leche, pero ambos poseen más que el té negro.

Asimismo, sus principios activos, entre ellos los lípidos, calcio, hierro, fósforo y cobre, constituyen antioxidantes que mejoran la hidratación de la piel, para devolverle elasticidad y retardar la aparición de arrugas, manchas y flacidez.

COCO

El coco representa un alimento sumamente beneficioso para nuestro organismo, y la piel es uno de los órganos que más se ve favorecido, sobre todo, en cuanto a la hidratación.

La textura del coco, aplicada en cremas, aporta suavidad a la piel, al mismo tiempo que la relaja, reconforta y humedece. Asimismo, el coco es muy utilizado como exfoliante, gracias a las propiedades de su pulpa.

El aceite de coco es ideal en pieles secas o áreas resecas, como los talones o rodillas, para suavizarlas. Se considera un excelente aceite de masaje para el cutis, es un gran humectante, previene la sequedad y descamación, retarda las arrugas, la flacidez, ayuda en el tratamiento de problemas como la psoriasis (enfermedad inflamatoria crónica de la piel, que produce lesiones escamosas engrosadas e inflamadas), dermatitis, eczema (afección dermatológica caracterizada por una inflamación que presenta diversas lesiones) y otras infecciones de la piel.

Por su parte, la leche de coco puede usarse en lugar del agua o la leche, en recetas para mascarillas, ya que es humectante, refrescante y no irrita, incluso las pieles más delicadas.

Esta fruta es rica en vitaminas y sales minerales, entre las que destacan: el fósforo, el magnesio y el calcio.

LECHE

A lo largo de la historia, la leche y la piel siempre han ido de la mano. Muestra de ello son los famosos baños con leche de burra, de Cleopatra; los cuales, según cuenta la historia, la ayudaban a mantener su piel joven y tersa.

Actualmente, los principios activos de la leche se pueden encontrar en jabones, geles y cremas, gracias a sus propiedades para limpiar, hidratar, nutrir y suavizar la piel, además de que estimulan la producción natural de colágeno y ayudan a retener la humedad.

Es fundamental resaltar que el consumo de leche también le beneficia a su piel; pues contiene vitamina A, la que contribuye a mantenerla tersa y nutrida con sus aminoácidos esenciales, los cuales son necesarios para la buena salud de uñas y cabello; además su contenido de ácido láctico, elemento básico para la hidratación y exfoliación de la piel, ayuda a retener la humedad de la piel y a suavizarla.

El ácido láctico tiene la particularidad de descamar las capas superficiales de la piel que ya están deterioradas; esto se traduce en una epidermis más tersa y uniforme; además, posee una acción tensora y regeneradora.

La leche es uno de los alimentos más importantes de la dieta diaria, porque contiene hidratos de carbono, calcio, grasas y proteínas, aparte de que aporta minerales y vitaminas (sobre todo A, B y D). Cabe destacar que las leches más ricas en todos esos elementos son la de vaca y la de cabra.

Asimismo, la leche es un buen remedio para utilizarse como desmaquillante, y sobre pieles quemadas o irritadas.

Aceite de coco:

¡Un gran aliado!

El aceite de coco le aporta muchos beneficios a su salud. ¡Conózcalos!

· Cuidado del cabello.

· Cuidado de la piel.

· Alivio del estrés.

· Mantenimiento de los niveles de colesterol.

· Pérdida de peso.

· Aumento de la inmunidad, beneficia la digestión y mantiene el metabolismo adecuado.

· Alivio de problemas de riñón, enfermedades del corazón, presión arterial alta, diabetes, VIH y cáncer, favorece la atención dental y la resistencia ósea.

MANZANILLA

La manzanilla es una hierba aromática utilizada desde hace siglos con fines medicinales. Entre los beneficios que aporta a la piel están que es antiinflamatoria y como tal, ayuda a aliviar los procesos de inflamación, tanto si se ingiere como si se usa externamente. También, es antiirritante y antimicrobiana.

Aparte de las propiedades antimicrobianas, es fungicida; además, ayuda a la cicatrización y a controlar el eczema, a descongestionar la piel, calmar irritaciones, aliviar heridas, quemaduras y raspaduras; y en las enfermedades como la psoriasis, la varicela y la dermatitis de pañal.

ROSAS

Las propiedades de las rosas las recibimos a través de su olor y sus componentes químicos.

Ya sea en forma de aceite esencial, en pétalos o en agua de rosas, ellas colaboran en el cuidado de la piel, ayudan a tratar las arrugas, a desinflamar la piel sensitiva, a combatir la sequedad excesiva y a rejuvenecer. También, las rosas contribuyen a mejorar el aspecto de las cicatrices.

UVAS

La uva es una gran fuente de azúcares, antioxidantes y minerales; además, posee proteínas, fibra, calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio, sodio y vitaminas C, grupo B y ácido fólico. Asimismo, tiene propiedades depurativas.

Varios productos cosméticos incorporan a la uva como su principio activo esencial, debido a que esta fruta posee propiedades antiarrugas para la piel, y sus polifenoles son antioxidantes, por lo que contribuye a evitar la degradación de la elastina y de las fibras de colágeno, y por eso, a la firmeza y elasticidad del cutis.

Por su parte, las semillas de la uva constituyen un excelente exfoliante para la piel; debido a sus propiedades, estas ayudan a activar la producción de colágeno y elastina, y a limpiar la piel, con lo que se consigue una mayor renovación celular.

Otro de los componentes sobresalientes de las uvas es el resveratrol que tiene la característica de ser un antiinflamatorio natural. Este componente representa el antioxidante más fuerte y nos defiende de los radicales libres, lo que brinda como resultado que tengamos un envejecimiento retardado o más lento. Esta sustancia les proporciona elasticidad a las arterias, para que la sangre fluya con más facilidad y las células reciban más aporte de oxígeno, lo que se traduce en un mejor funcionamiento celular y, como consecuencia, en notables efectos antienvejecimiento.

YOGUR

Este alimento pertenece al grupo de los probióticos, los cuales contienen varias colonias de microorganismos vivos que influyen de manera positiva en nuestro organismo, principalmente, en la salud de la flora intestinal.

Si la salud empieza en los intestinos, podemos decir que la belleza también. El yogur es verdaderamente útil para una piel saludable; pues, al mantener los intestinos limpios, estos absorben y eliminan con mayor eficiencia los nutrientes, lo que se refleja inmediatamente en la piel, la cual ya no tiene que servir como segunda opción para eliminar toxinas o desechos tóxicos difíciles de desalojar. Por ello, se puede decir que el consumo habitual del yogur casero u orgánico (de preferencia) promueve en gran medida la juventud y la belleza general, además de estimular una vida larga y sana.

El yogur es una leche, a la cual se le han añadido cultivos de bacterias vivas, las cuales proporcionan abundantes beneficios. En el caso de la piel, el yogur puede ser utilizado como base de cremas caseras y mascarillas naturales, aptas para todo tipo de cutis, pero especialmente para las secas y resecas.

Asimismo, el yogur por su alto contenido de ácido láctico retiene la humedad de la piel; además, favorece su regeneración, tiene propiedades exfoliantes, tensoras y calma los eczemas cutáneos. También, actúa como desinfectante y refrescante, le aporta lozanía a la piel y un aspecto juvenil.

Busque el producto que se adecúe a sus necesidades, y dele a su piel…

¡el cuidado que ella se merece!

Lic. Cecilia Rojas, química. Tel. 2235-1018

Marcos, Noemí. Cosmética natural: Recetas naturales para cuidarte día a día. Madrid, España: Editorial LIBSA, 2012

Etiquetas: , ,

Related Posts

by
Previous Post Next Post

Deja un comentario

0 shares
Loading...
A %d blogueros les gusta esto: