Volumen Ruso: La moda en las extensiones de pestañas.

Este 2017 también viene marcado por una tendencia voluminosa en lo que a extensiones de pestaña se refiere, tanto en toda Europa como en Estados Unidos.

En este sentido, el Volumen Ruso es una de las técnicas para lograr este efecto, de manera que unas pestañas normales logren un efecto 3D de forma natural y utilizando extensiones de menos grosor, entre 0,07 milímetros y 0,10.

Las extensiones de pestañas están destinadas a agrandar e intensificar la mirada de una forma natural, sobre todo en el caso de mujeres que sufren escasez y necesitan más cantidad y volumen. Para ello, se adhiere una extensión hecha a base de fibra de seda, visón o polyester utilizando  un pegamento que no supone ningún riesgo para la salud de nuestros ojos es específico para pestañas.

El resultado serán unas pestañas de aspecto natural, largas y curvadas.

El proceso es totalmente indoloro y semi-permanente, puesto que en ningún momento daña ni impide el crecimiento de las pestañas. El ciclo de vida de nuestras pestañas es de aproximadamente 6/8 semanas, por lo que los retoques serán necesarios pasadas las 2/3 semanas, rellenando aquellas zonas donde puedan aparecer calvas tras la renovación natural.

Las extensiones de pestañas están destinadas a agrandar e intensificar la mirada de una forma natural, sobre todo en el caso de mujeres que sufren escasez y necesitan más cantidad y volumen.

Cada extensión se aplica individualmente con el fin de lograr un resultado más óptimo en un protocolo de, aproximadamente dos horas y media.

Primero se preparan las pestañas naturales limpiando y colocando el parche correspondiente para proteger las inferiores.

A continuación, se observan detenidamente las pestañas para escoger la longitud más acorde a lo que se desea. Con esta técnica, lo que se busca es espesor, no longitud, por lo que no va a sobresalir mucho de la pestaña natural.

El proceso es totalmente indoloro y semi-permanente, puesto que en ningún momento daña ni impide el crecimiento de las pestañas. El ciclo de vida de nuestras pestañas es de aproximadamente 6/8 semanas, por lo que los retoques serán necesarios pasadas las 2/3 semanas, rellenando aquellas zonas donde puedan aparecer calvas tras la renovación natural.

Las extensiones más recomendadas son las que se colocan una a una, para obtener así un resultado menos artificial que las que se aplican en una única tira.
Tras haber apostado por la extensión de pestañas, el uso de maquillaje está permitido, siempre y cuando sean cosméticos a base de agua y no se traten de máscaras de pestañas waterproof o de productos oleosos.

En el caso de sufrir infecciones o alergias en los ojos no se podrá efectuar el tratamiento. Así también, en las clínicas evaluarán las pestañas que tienen, el efecto que quieran conseguir y les recomendarán de forma personalizada la curvatura, longitud y grosor que mejor se adapte.

 

Related Posts

by
Previous Post Next Post

Deja un comentario

5 shares
Loading...
A %d blogueros les gusta esto: